banner

Los marroquíes cuentan chistes sobre la religión, el sexo y la política

El chiste en Marruecos trata prácticamente todos los temas. Entre ellos la santa trinidad, que como en todo el mundo está formada por el sexo, la religión y la política.

Asimismo, está el chiste regional a través del cual el de Marrakech se burla del de Fez, el árabe se burla del beréber, el uchdí se burla del barkaní, sin olvidar los chistes creados por la imaginación popular para comentar eventos o sucesos importantes que les han marcado como las elecciones, el código de la familia, el terremoto de Alhucemas, las inundaciones, los atentados del 16 de mayo, etc. ¿Los marroquíes son un pueblo gracioso? ¿Cómo contamos un chiste y cómo se difunde luego? ¿Cómo han influido los cambios experimentados por la sociedad marroquí? [...]

LA RELIGIÓN: CHISTES PARA LLEGAR AL PARAÍSO
John Dejoin [fonet.] habla en el prólogo del libro de Hasan Narais «La risa y el otro, la visión de los árabes en el humor francés» de «desnudar y desarticular las cosas serias. Defender al individuo frente a la fuerza y la dominación a través de la risa, el ingenio y los chistes». No hay nada más dominante en la cultura marroquí que la religión, un tabú por antonomasia para los chistes. En la cultura, que considera la religión como el mayor de los tabúes y la más intocable de las sacralidades, existen chistes que rompen este simbolismo para hacer de la religión un tema de guasa. Todo lo relacionado con la religión es susceptible de ser convertido en chiste. Antes, los chistes religiosos versaban sobre los alfaquíes y sus alumnos para remarcar sus tachas: inclinaciones sexuales no siempre naturales, la codicia, la avaricia, etc. Pero los chistes religiosos de hoy en día han volucionado hasta tocar a los emblemas más transcendentales: Dios y su profeta. Tampoco es nada desdeñable la presencia de los ángeles y Satanás en los chistes religiosos.

Ahmed al Tayeb al Galach cuenta que su madre, que era una mujer muy piadosa, que aprendió el Corán y las alabanzas de los profetas de memoria «no tenía reparos en tratar estos temas a través de los chistes. En su defensa los marroquíes se escudan en el dicho: «Shuiya lirabbi wa shuiya liqalbi» (Un poco de devoción y otro poco de diversión). Al Galach va más lejos cuando asegura que el hecho de contar chistes sobre un alfaquí sobrepasaba la persona del alfaquí mismo «puesto que no es un mero profesor que enseñaba a escribir, sino la llave al mundo donde está el conocimiento más preciso de la religión». Por lo tanto reírse de él era al mismo tiempo reírse de la simbología religiosa. Por ejemplo, la expresión «el alfaquí del que todos esperábamos su bendición entró con babuchas a la mezquita» según Galach, va más allá del mero hecho de que el alfaquí vaya calzado dentro de la mezquita, sino que el alfaquí quebranta los preceptos y deberes que debe respetar.

Lo mismo ocurre con los chistes que tratan el sexo, puesto que cuando hay religión de por medio hace que todavía se rían más, cuando conoces a las personas y sabes que se toman bien este tipo de chistes. En este sentido asegura Ahmed al Tayeb al Galach que «los marroquíes aceptan todo tipo de chistes que les hagan reír, incluso aquellos que superan el umbral de la decencia». Cuando los marroquíes se ríen de las cosas sagradas en sus bromas suelen terminar diciendo expresiones del tipo «¡Qué Dios nos perdone!» o «¡Qué Dios maldiga a Satanás!» o «La lengua no tiene hueso [que la controle]». Los hay que van más allá y usan un dicho del Profeta: «haced que se diviertan las almas porque se corroen como el hierro», o la aleya coránica « Vaca,225». Lo que quiere decir Galach es que se buscan justificaciones sagradas para los chistes y bromas sobre temas sagrados, puesto que Dios no juzga a sus siervos por lo que dicen si no creen en lo que dicen, es decir que podéis reíros con libertad sin temor. Los chistes religiosos podrían haberse quedado en cuestionar las prácticas religiosas, pero han ido más allá lanzando preguntas relacionadas con la esencia de la religión y de Dios, del cielo y del infierno. Son expresiones de dudas profundas e inhibidas sobre los símbolos religiosos, en un intento de aligerar la trascendencia de todo lo relacionado con la religión y las preguntas planteadas de las cuales nadie conoce la respuesta. Los islamistas también tienen su ración de chistes relacionados con la religión. Desde los atentados del 16 de mayo en Casablanca y el aumento del tema islamista en Marruecos los marroquíes han empezado a reírse de los islamistas en sus chistes, presentándoles como gente cobarde, hipócrita e indeseable, crean planes con bombas y explosivos, justificando todo, pero no dudan en cambiar de opinión por miedo o para servir a sus intereses. Estos terribles sucesos han hecho que los marroquíes solo puedan hacerles frente con el humor.

TE SABES ESE DE DIOS QUE DICE...

-Cuando murió Abu Huraira (uno de los compañeros del Profeta Mohamed) se presentó ante el ángel encargado de sus actos en la vida mundana. El ángel buscó en su ordenador y le dijo: al infierno. Entonces Abu Huraira protestó y reclamó la presencia del Profeta. Cuando vino el Profeta miró la pantalla y le dijo: «no te puedo echar una mano, te vas al infierno». Abu Huraira empezó a gritar, blasfemar y reprochar al Profeta. Entonces bajó Dios y Abu Huraira se dirigió a él llorando y quejándose. Dios le dijo: «Mira hacia allá... Es un programa de cámara oculta». A comienzos del año escolar, un profesor entra a clase y se pone a preguntar a sus estudiantes por sus nombres. Uno contesta: «Yo soy el profeta David». «¿¡Qué dices!?, niño, pide perdón. Y tú ¿Cómo te llamas?» El otro contesta: «Yo soy Jesús». El profesor le echa la bronca y pregunta a otro que le dice «Yo soy el profeta Mahoma». Entonces el profesor le dice: «¿No temes el castigo de Dios?». Entonces otro salta diciendo: «No te preocupes no le voy a castigar».

- Uno le dice a otro: «¿Sabes qué profeta habló con los animales?». El otro le contesta: «Mogli, que Dios sea complacido con él».

- Una joven entra a la oficina vestida con una minifalda. Un barbudo le pregunta: «¿Dónde has comprado eso?». La joven le contesta: «en España». «Quítate esa ropa de cristianos» le dice el barbudo. Entonces la chica se quitó la ropa. Luego el barbudo le dice: «Abraza el islam». La joven le abrazó. Entonces el hombre le dijo: «Siéntate sobre el pilar de la devoción».

- Tres islamistas van a la oficina del registro civil para inscribir a sus hijos recién nacidos. Un islamista pregunta al otro: «¿Qué nombre has dados a tu hijo?». «Abu Hamza, y ¿Tú?» le dijo. El otro le contestó «Abu Bombona de Gas».
- Un islamista cuando mima a su niña le dice: «bombita mía».
- Un islamista descubre que es homosexual entonces decide llevar el velo.

REIRSE DE LOS REYES.

- Dris Basri se muere y se va al más allá. Intenta sobornar a un ángel para entrar en el paraíso, pero no puede puesto que todos los ángeles son incorruptibles: «la basura de la tierra se debe quedar en la tierra». Está ya de camino al infierno cuando ve a Hasán II en el paraíso y dice: «Por Dios juro que aquí hay corrupción».
- El rey Mohamed VI busca en el más allá a su padre. Busca en el ordenador del cielo y no lo encuentra. Busca en el ordenador del infierno, nada. Va a preguntar a Dios. Este le pide el DNI de Hasán II. Se queda mirándolo un rato y dice: «No, a este no le he creado yo»
- Francia abre sus fronteras a Marruecos eliminando el visado. Todos los marroquíes salen corriendo, el rey el primero diciendo a su pueblo: «el último que apague la luz».

INTERNET. UN SITIO ESTRATÉGICO

Solo hace falta teclear en Google la palabra «chiste» en árabe o en francés para adentrarte en el inagotable mundo de los chistes. En la mayoría de las páginas se encuentran los chistes marroquíes organizados por temas. Suelen estar escritos con caracteres latinos pero en dialecto marroquí. Algunos de estos portales son: noukta.ma, z3ama.net, dafina.net especializado en los judíos marroquíes. Luego hay personas particulares que cuelgan de sus blogs chistes marroquíes como elaouadiahmed.free.fr.

"texto publicado en el periódico Nishán, 09-12-2006, traducido en Boletín de Prensa Árabe, www.boletin.org"